Tu comida favorita y películas que no te podés perder

Se acerca el fin de semana y no podíamos dejar de acompañarte. Como nuestra misión es hacerte la vida más fácil, pensamos que podría ser una buena ayuda agregar a nuestras clásicas recomendaciones culinarias buenas películas para acompañarlas. Descubrí nuestras sugerencias:

Las hamburguesas de Pulp Fiction (Tiempos violentos)

Pulp Fiction

“‘The call it Royale, with cheese’”: Una de las frases célebres de este clásico de Tarantino que lo tiene todo (gangsters, drogas, armas… y hamburguesas). Este largometraje de mediados de los 90 narra las historias de varios delincuentes en paralelo, combinando violencia y humor sarcástico, típico de este ecléctico director que siempre mantiene a los espectadores en alerta. Un hito en la historia del cine que no hay que dejar de ver.

 

 

El clásico de las empanadas

empanadas

Un plato clásico y exquisito de los rioplatenses. Las empanadas siempre son una excelente opción para el fin de semana y qué mejor que acompañarlas con una buena película, clásica y rioplatense: “Esperando a la carroza”. Nuestros expertos no dudaron un instante en realizar esta recomendación, destacando la mítica escena de Luis Brandoni y su frase célebre: “qué miseria…” Un verdadero kit cinéfilo.

 

 

Pizza a carcajadas

mi pequeña picara - curly sue-

No hay dudas de que la pizza por sí sola es mucho más que una cena. Imaginemos entonces lo que puede generar si le agregamos buena compañía y una comedia clásica de los 90. Definir UNA sola película para la pizza fue una tarea de lo más ardua; como ya dijimos ¡todo pega con este menú! Pero la votación interna de los expertos en buenos fines de semana de PedidosYa terminó dando por vencedora a “Mi pequeña pícara” (Curly Sue), una comedia de principios de los años 90 que sacó lágrimas y carcajadas a más de uno. La clásica película que parece haber sido hecha para ver más de una vez.

 

 

Karate Kid y los palitos chinos

karate kid

”Quien puede atrapar una mosca así, puede con todo” dice el Sr. Miyagi a uno de sus aprendices en una de las escenas más recordadas de esta serie de películas sobre artes marciales. Una frase con un mensaje muy fuerte que logra resumir parte del espíritu de esta cultura milenaria. Si estaba en tus planes pedir sushi, esta película es tu mejor compañía.